Iniciar sesión
Menú

¿Por qué personas como Beethoven, Goethe, Dickens, Darwin y Steve Jobs tomaban largas caminatas, y por qué deberías hacerlo tú también?: Revisión

¿Por qué personas como Beethoven, Goethe, Dickens, Darwin y Steve Jobs tomaban largas caminatas, y por qué deberías hacerlo tú también?

 Un día, Marc Andreessen, la persona encargada de manejar el dinero de gigantes como Facebook, Twitter y Zynga, iba conduciendo su carro por Palo Alto, California, cuando de repente vio un viejo loco cruzando la calle.

Luego de observarlo y casi atropellarlo, reconoció un pantalón azul y la camisa tipo tortuga negra…”Dios mío, casi atropello a Steve Jobs” pensó en ese momento.

La persona que iba caminando era Steve Jobs, en una de sus famosas caminatas y que le servían para ejercicio, pensar, resolver problemas, y hasta para tener reuniones. Sin embargo, el fundador de Apple no estaba solo; a través de la historia, los grandes pensadores han encontrado en la actividad de caminar, así sea por cinco minutos o una hora, una fuente de inspiración para crear, escribir, componer, pintar, y muchas otras cosas de las cuales hoy disfrutas.

Aquí tienes cinco razones para convencerte que caminar es una de las mejores maneras de invertir tu tiempo, de cómo puede ayudarte a pensar mejor, hacer más, relacionarte mejor y vivir más.

Resultado de imagen para Mark Zuckerberg caminando oficina

 

1. Te hará más creativo

Si bien la mayoría de las personas piensan y creen que sus mejores ideas llegaron cuando estaban en movimiento, la realidad es que existe un estudio científico que respalda dicha idea.

En el 2014, la universidad de Stanford encontró que las personas son mucho más creativas cuando están caminando en comparación a cuando están quietas. Marily Oppenzo y Daniel Schwartz, quienes dirigieron la investigación, estudiaron a 176 universitarios mientras estos completaban ciertas actividades creativas.

Caminar te puede hacer un 81% más creativo.

Si bien no se ha encontrado la razón específica por la cual caminar te hace más creativo, se ha establecido que esta actividad hace incrementar la circulación de la sangre por tu cuerpo, incluyendo el cerebro, lo cual estimula tu creatividad.

Este estudio evidencia la importancia de caminar en el mundo de los negocios y el emprendimiento. Una simple caminada puede incentivar la creatividad de tu cerebro; así que en vez de quedarte sentado, esperando a que llegue la inspiración a tu puesto de trabajo, sal y disfruta, y verás como la mayor circulación de tu sangre genera resultados creativos.

 

2. Te mantiene saludable

En una charla TED de hace algunos años, Nilofer Merchant, una mujer de negocios e innovadora, quien también conoció las calles de Silicon Valley como lo hizo Steve Jobs, exaltó los beneficios de las reuniones que se hacían en movimiento; ella tenía un problema, y era que no podía programar su rutina de ejercicios en su caóticos días, así que decidió tener sus reuniones estando de pie.

 

En su conferencia en TED, Nilofer reveló una increíble estadística: en promedio, nos pasamos más de 10 horas al día, sentados en nuestros traseros.

Para muchos pueden ser más horas, ya que se la pasan todo el día sentados en un escritorio y llegan a casa a acostarse y ver televisión (aquí tienes los hábitos que le quitan potencial a tu vida). Esto no es bueno, y no solo porque tendrás un trasero flácido, sino que tu corazón tampoco está ejercitándose.

La inactividad física puede llevarte a problemas cardíacos, diabetes y a un largo número de cánceres.

En definitiva, quedarte sentado todo el día no te brinda algún beneficio; incluso, hay quienes describen quedarse sentado como la nueva forma de fumar–algo que todos hacemos a diario y que nos está matando lentamente, y que dentro de 10, 20 o 50 años la gente pensará por qué diablos hacíamos esto.

Por si no lo sabías, caminar es una “pastilla” con la que puedes hacer milagros; caminar tan solo 30 minutos al día reduce dramáticamente las probabilidades de sufrir problemas cardíacos, el cáncer de colon y mama, y la demencia.

Dado el caso que no puedas caminar los 30 minutos de forma continúa, puedes separar tu sesión de ejercicio en partes durante el día: 10 minutos en la mañana, al medio día y terminar en la noche; esta pequeña rutina no solo ayudará a tu cuerpo, tu mente y corazón también van a agradecértelo.

 

3. Te ayudará a ser más productivo:

Si alguna vez viste la serie de televisión The West Wing, habrás escuchado la frase “habla y camina”. En cada uno de sus episodios, los empleados del gobierno estaban “demasiado ocupados maldita sea” para sentarse y tener una reunión, así que siempre estaban discutiendo, tomando decisiones y conversando mientras se movían; si bien esto se ha convertido en un cliché, realmente es una grandiosa idea.

De hecho, las reuniones en movimiento están de moda en Silicon Valley; la razón detrás de esta tendencia es que no hay razón alguna para quedarse sentados en un “pedazo de madera” y discutir, mejor caminar y por ahí derecho hacer algo de ejercicio.

Nilofer Merchant confiesa que el 70% de su ejercicio semanal consiste de reuniones mientras camina, y que estas son mucho más productivas que aquellas llevadas a cabo en una sala de juntas.

¿Por qué son más productivas? Por un lado hay poca distracción; las personas dejan sus blackberrys, iPhones y smartphones en sus bolsillos mientras caminan, y obviamente no tienen un ojo pegado en la pantalla de sus computadores como sucede en las reuniones en una oficina.

Adicionalmente, garantizas que no te molesten mientras discutes temas importantes, aunque esto puede molestar a más de uno.

La Ansiedad Por Separación Del Iphone es real (en serio!). A las personas no les gusta la idea de estar separados de sus escritorios ni de sus dispositivos indefinidamente.

Algo que también ocurre es que las personas no saben cómo comportarse en este tipo de reuniones, ¿cómo tomas notas mientras caminas? (una pista: de la misma forma en que lo haces en la sala de juntas: con un papel y un lapicero).

Merchant plantea que si bien las personas se pueden sentir incómodas con este tipo de reuniones, rápidamente ven los beneficios y se sienten felices de salir y saber cómo va todo mientras dan un paseo. Y mejor aun, pueden salir de zapatos deportivos y no con tacones.

Si deseas empezar a tener reuniones mientras caminas, la mejor idea es hacerlo con un compañero que también quiera salir y dejar un rato la oficina; cuando lo identifiques, programa una cita semanal donde discutas temas del trabajo y para generar nuevas ideas; luego, empieza a invitar a nuevas personas a tu paseo productivo.

 

4. Es una grandiosa forma de comunicarte:

Steve Jobs y Mark Zuckerberg les gustaba que su primera reunión fuera en movimiento, esto se debe a que las conversaciones mientras caminas son mucho más naturales, y sobretodo, puedes concentrarte más que cualquier otro tipo de reunión.

Esto debido a que mientras caminas, las reuniones no son tan geniales cuando hay más de dos personas, si bien puedes reunir un grupo de personas y salir a caminar, tiene mucho más sentido tan solo con una persona más.

La naturaleza de dos personas caminando, pensando y teniendo una conversación profunda es la razón por la cual estas reuniones son tan contagiosas.

Si en algún momento se te está haciendo difícil comunicarte con un colega o compañero, o no eres capaz de transmitirle una idea, invítalo a salir y pon algunas vueltas sobre tu idea o dificultad.

¿Por qué hacerlo? Muy sencillo, el ejercicio incrementa la circulación de tu sangre, lo que ayuda no solo a tener ideas más creativas y soluciones a tus problemas, sino que también te ayuda a expresarte de una más clara con tus compañeros.

 

5. Seguirás el camino de grandes personajes:

La necesidad de Steve Jobs por salir y tomar caminatas fue puesta en evidencia en su libro Steve Jobs, escrito por Walter Isaacson al igual que la razón por la cual esto se convirtió en una tendencia en el mundo tecnológico y digital; sin embargo, él no fue el primer genio en descubrir los beneficios de discutir las ideas en movimiento.

 

Beethoven era un ávido caminante, tomando descansos para relajar sus piernas mientras trabajaba, y luego invirtiendo sus tardes recorriendo las calles de Vienna.

Curiosamente siempre llevaba consigo un lápiz y un papel dónde escribir las ideas que llegaban a su mente. Por si no sabías, las consecuencias de sus recorridos por la tarde se ven reflejados en sus sinfonías.

Otro entusiasta por caminar era Charles Dickens; independientemente de estar en Londres o en su casa de descanso en Kent, tomar largas caminatas nunca estaba en discusión (y cuando hablamos de largas, eran largas en serio).

Dickens podía caminar tranquilamente 30 millas cada día, o durante la noche. En pocas palabras, Dickens caminaría a donde lo llevara su pensamiento e ideas, y no se detendría hasta que encontrara una solución en su mente.

Quizás este sea uno de los casos donde la cura es peor que la enfermedad–caminar 30 millas diarias no tiene nada de bueno ni para ti ni para tus articulaciones; si 30 minutos es lo mínimo que debes caminar, 30 millas quizás sea el tope.

Sin embargo, esta “técnica” funcionó para Dickens, ya que fue capaz de crear personajes recordados gracias a su pensamientos, o a su observación de las personas de la ciudad mientras caminaba.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, es otro gran aficionado de las reuniones que se dan caminando. Si en algún momento llegas a postularte a un alto cargo para su compañía, no esperes que las entrevistas sean en su oficina.

No, este personaje te llevará de tour por todo el campus corporativo mostrándote las diferentes divisiones, y mientras vas caminando conocerás su visión y experiencia con la compañía.

A diferencia del resto, a él le gusta terminar sus conversaciones tomando un recorrido por todo Silicon Valley, recalcándote porque ellos son más grandes, son mejores y ganan más que el resto de compañías. De esta manera, es difícil que te niegues a tomar ese puesto de trabajo.

Camina ahora mismo!

La conclusión es….¡caminar es grandioso! No solamente te hará más creativo, sino que te ayudará a transmitir mejorlas ideas a tus compañeros y colegas, y mejor aun, te permitirá tener una rutina de ejercicio durante tus días. Todo esto sumado te ayuda a no morir joven, algo sumamente fantástico.

Entonces, ¿por qué no lo haces? Bueno, quizás pueda estar lloviendo, tengas frío, “estés cansado”, o cualquiera sea la excusa que te creas para no levantarte de esa silla y salir.

Sin embargo, si comienzas buscando tan solo unos minutos para tomar una pequeña caminata, o mueves parte de tu horario a la calle, puede ser una reunión…encontrarás placer en la naturaleza de hacer ejercicio: pensarás más, harás más, aprenderás más…y por supuesto, vivirás más. Empieza hoy.